Despido

2 nov

DESPIDO

Es el acto unilateral por el cual el empleador extingue el contrato de trabajo, con o sin invocación de causa. También se da cuando el empleado, ante una actitud injuriosa de su empleador, se ve obligado a extinguirlo.

No existe la ruptura automática del contrato de trabajo. Es ESENCIAL EXPRESAR LA VOLUNTAD CONCRETA, ya sea del empleador o del trabajador, DE DISOLVERLO. La excepción es lo que dice el art. 241 párrafo 3º “Se considerará igualmente que la relación laboral ha quedado extinguida por voluntad concurrente de las partes, si ello resultase del comportamiento concluyente y recíproco de las mismas, que traduzca inequívocamente el abandono de la relación.”

El contrato de trabajo se reputa extinguido cuando llega al conocimiento de la otra parte.

La parte que elige un determinado medio para cursar la comunicación, es responsable del medio elegido para transmitir la noticia, aunque también el destinatario tiene una carga de diligencia y de actuar de buena fe.

Por ejemplo, si el trabajador manda telegrama, y el empleador se niega a recibirlos, está actuando de mala fe, por lo tanto es violatoria de la buena fe exigida por el art. 63 LCT.

Otro ejemplo: Si el empleador notifica en un domicilio que no existe o está desactualizado, cuando el dependiente no ha dado cumplimiento a su obligación de mantener actualizado el mismo, se considera también notificado, porque no se puede hacer responsable al empleador, de la desidia u omisión del trabajador.

Una vez que se notifica el despido, se convierte en un acto consumado, por el cual NO PUEDE RETRACTARSE o REVOCARSE unilateralmente. Si es posible la reconducción de la relación de trabajo por voluntad concurrente expresada de forma escrita o mediante acuerdo tácito (comportamiento inequívoco de las partes).

Despido Directo

Es la extinción del contrato laboral decidido unilateralmente por el empleador. Puede tener justa causa o ser incausado.

-          Despido sin Causa

Los supuestos son los siguientes: no se invoca una causa válida o no es tan grave; se expresa la causa de forma insuficiente; se invoca una causa, pero luego no se prueba.

No importa si el despido es por reestructuración, supresión del puesto de trabajo, etc. Lo importante es que es un acto contrario a la Constitución, ya que como sabemos, el art. 14 bis protege contra el despido arbitrario.

Puede realizarse de forma escrita, mediante telegrama o C.D., y aún verbalmente. En éste último caso el trabajador, tiene que enviar un telegrama intimándole a que aclare o fije situación laboral.

Telegrama 1: “Ante despido verbal del que fuera objeto el día de la fecha, pido se me fije situación”.

Telegrama 2: “La falta de respuesta a mi envío anterior ratifica su decisión de disolver el contrato. Reclamaré legalmente las indemnizaciones correspondientes y haberes adeudados.”

Este despido genera las siguientes indemnizaciones:

  1. Indemnización sustitutiva de Preaviso y SAC sobre Preaviso;
  2. Integración mes de despido y SAC sobre integración mes de despido;
  3. Indemnización por antigüedad del art. 245;
  4. Los pagos obligatorios ante cualquier forma de extinción. Es decir: días trabajados, SAC proporcional, vacaciones proporcionales y SAC sobre vacaciones proporcionales;
  5. Indemnizaciones agravadas, si correspondiesen: maternidad o matrimonio, multas Ley 24.013, daño moral, normas convencionales o estatutarias, etc.

 

 

-          Despido con Causa

Es un acto jurídico unilateral válido; por lo tanto, no es inconstitucional. Se fundamenta la extinción en incumplimiento grave de alguna de las obligaciones del trabajador. El empleador tiene la obligación de expresar mediante escrito de manera SUFICIENTEMENTE CLARA, la causa que motivó su decisión (art. 243, LCT), debiendo constituir una injuria que impida proseguir con el contrato.

La carga de la prueba recae en el empleador, y si logra demostrarla, NO PAGA NINGUNA INDMENIZACIÓN.

Telegrama del empleador: ”Atento su inconducta del día de la fecha, consistente en…., y teniendo en cuenta sus antecedentes y las reiteradas faltas oportunamente sancionadas por los mismos motivos que obran en su legajo, queda despedido con justa causa. Certificado de trabajo (art. 80 de la LCT y ley 24.576) y liquidación final a su disposición.”

No es necesario que el trabajador responda el telegrama, o mejor dicho, NO ES OBLIGATORIO que el trabajador responda desconociendo la justa causa alegada por el empleador, ya que es el mismo empleador, que al invocar un hecho, debe probarlo. Pero siempre es aconsejable rechazar la medida mediante respuesta de telegrama.

Telegrama del Trabajador rechazando la medida: “Rechazo telegrama de despido nº… en todos sus términos. Es falsa la causal invocada, e inexistente el hecho que se me imputa, constituyendo un pretexto para no pagar indemnizaciones por despido arbitrario. Accionaré legalmente”.

 

 

 

-          Despido Indirecto

Es el que decide el mismo empleado en el supuesto de incumplimiento por parte del principal y que constituya injuria grave, lo que que impide continuar con el contrato. Por supuesto, debe ser notificado por escrito, previa intimación al empleador para que revea su actitud. En éste caso, la prueba debe ser invocada por el trabajador, y si logra demostrarla, genera el derecho a cobrar las mismas indemnizaciones que en caso de despido directo sin causa, según lo que dispone el art. 246, LCT.

Telegrama del trabajador: “Ante negativa de tareas del día de la fecha, lo intimo para que dentro del plazo de dos días hábiles otorgue tareas adecuadas a mi categoría laboral de……, bajo apercibimiento de considerarme injuriado y despedido por su culpa, y reclamar todas las indemnizaciones legales”.

El empleador puede o no responder negando el incumplimiento.

Contestación del empleador: “Rechazo por falso e improcedente el telegrama nº …. . Jamás se le negó dación de tareas. Queda intimado a justificar sus inasistencias de los días … … y a presentarse a prestar tareas en su horario habitual dentro de las 48 horas, bajo apercibimiento de considerar abandono de trabajo”.

Telegrama del trabajador para considerarse despedido: “Rechazo su telegrama nº .. .. por temerario, improcedente y malicioso. Persistiendo la negativa de tareas, su actitud está dirigida a desvirtuar su responsabilidad e incumplimientos. En consecuencia, hago efectivo apercibimiento y me considero gravemente injuriado y despedido por su exclusiva culpa. Intímole para que dentro de dos días hábiles abone indemnizaciones por antigüedad, preaviso, vacaciones, aguinaldo y horas extras trabajado no abonadas, bajo apercibimiento de accionar judicialmente”.

Seguramente no le pagará al trabajador. Queda expedita la vía judicial.

En el proceso judicial, SÓLO SE PODRÁ INVOCAR Y TRATAR DE PROBAR las CAUSALES ESGRIMIDAS EN LA COMUNICACIÓN DE DESPIDO. Es decir, lo que se esgrimió en ese intercambio telegráfico (Invariabilidad de la causa). No importa si la nueva causal que intente introducir, sea probada y demostrada.

Ante esto, por ello es tan importante que la descripción sea lo más circunstanciada y precisa posible. Evitar fórmulas generales o ambiguas que permitan luego modificar o ampliar la causal, es consecuencia directa del principio de buena fe, que debe primar siempre en el marco de las relaciones laborales.

No comments yet

Leave a Reply